BLOG

Entérate de todas las novedades y artículos de la Academia Abella

La importancia de las clases particulares y el apoyo escolar

Publicada el 01.12.2014

En tiempos de educación de masas, el apoyo al aprendizaje fuera de la escuela puede proveer, aunque no sea siempre así, una experiencia individualizada. Esto contrasta con la institución escolar, donde un docente debe estar al frente de algunas decenas de alumnos, no siempre pudiendo ayudarles o discernir las dificultades de cada uno. Las clases particulares convierten el aprender en una tarea donde prima el esfuerzo individual.

Las clases particulares pueden representar también un apoyo a la familia cuando los padres no pueden afrontar los problemas de aprendizaje que tiene alguno de sus hijos o cuando los mismos no pueden prestarle tanto tiempo a las tareas escolares de los pequeños.

Es importante para los alumnos el hecho de recibir atención de un adulto que cumple el rol docente, en una relación de confianza y cercanía que a veces no puede lograr con sus maestros en la escuela, ya que deben atender a más estudiantes como él. Es el profesor particular quien comprenderá mejor cuáles son sus verdaderas dificultades o debilidades a la hora de aprender. Esto se debe a que las clases de apoyo se realizan en un ámbito informal y más relajado, donde no hay obligación de cumplir con objetivos (pasar exámenes, obtener buenas calificaciones, etcétera).

Indudablemente, el profesor particular no reemplaza el rol de la escuela o de los padres en la enseñanza de los niños. Sin embargo, es su tarea profundizar en los contenidos que el alumno no ha podido asimilar, así como ayudarle a sobrellevar los inconvenientes que suponen las tareas diarias o los exámenes. No es una figura que ayude a “salvarse” en momentos de dificultad sino que brinda herramientas para que el estudiante pueda obtener los logros por sus propios medios.

Al ser una necesidad temporal, las clases particulares no suelen ser constantes en la educación de los alumnos, a excepción de asignaturas específicas como inglés o algún otro idioma. El niño sabe que el profesor particular está allí para ayudarle porque necesita mejorar en la escuela. Lo que no siempre sabe es que es él quien debe lograrlo por sí mismo y que el profesor estará allí para acompañarlo pero no para hacerle la tarea más fácil. En estas situaciones, es deber de los padres explicarle al pequeño cuál es la función del maestro particular. No es un castigo ni una ayuda para que apruebe fácilmente, es más bien un guía.

A menudo los estudiantes se agobian cuando las exigencias son imposibles de cumplir, cuando los profesores no consideran que los alumnos tengan otras actividades por fuera de la escuela o simplemente cuando la institución escolar fomenta la competencia entre alumnos, generando mucha ansiedad en los niños o adolescentes. Por eso, las clases particulares no siempre apuntan a chicos con problemas de aprendizaje sino también a niños con vidas sobrecargadas de tareas y altos estándares que alcanzar.

En síntesis, las clases particulares se han vuelto una necesidad para suplir las carencias del sistema escolar o para afianzar los contenidos que ésta no logra transmitir eficazmente a los alumnos.

Cada alumno es único y sus necesidades deben ser consideradas individualmente; es por eso que un profesor particular puede ser de mucha ayuda, focalizando en lo que el estudiante requiere para alcanzar sus metas.

Quizá tambien te pueda interesar:

APOYO ESCOLAR APOYO ESCOLAR LEóN CLASES PARTICULARES CLASES PARTICULARES LEóN LEóN ACADEMIA PRIMARIA ESO BACHILLER SECUNDARIA MATEMáTICAS LENGUA INGLéS FíSICA QUíMICAS SCIENCE COLEGIO INSTITUTO CLASES PARTICULARES EN LEóN NIñOS ADOLESCENTES ACADEMIA CLASES PARTICULARES

¿Te gusta nuestro contenido?. Ahora puedes compartirlo fácilmente en tu red social favorita.

Facebook Linked in